Aplausos para nuestros hombres y mujeres de mar. Columna ARMASUR en Diario El Llanquihue.

Foto columna ARMASUR 30082021

Aplausos para nuestros hombres y mujeres de mar.

Manuel Bagnara Vivanco

Gerente General

ARMASUR A.G.

Quiero recordar dos hechos históricos ocurridos un día como hoy. El primero ocurrido el 30 de agosto de 1848, cuando se crea la Dirección General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante (DIRECTEMAR).

La DIRECTEMAR es el organismo de la Armada mediante el cual el Estado de Chile cautela el cumplimiento de las leyes y acuerdos internacionales vigentes, para proteger la vida humana en el mar, el medio ambiente, los recursos naturales y regular las actividades que se desarrollan en el ámbito acuático de su jurisdicción, con el propósito de contribuir al desarrollo marítimo de la nación. Hoy cumple 172 años y también lo hace el Servicio Litoral.

El segundo hecho histórico ocurrió el 30 de agosto de 1916. Fue el salvamento de los tripulantes del HMS “Endurance” por la escampavía “Yelcho”, vetusto buque de 467 toneladas, sin calefacción ni alumbrado eléctrico, de dotación del apostadero naval de Magallanes. Después de que el Comandante de la escampavía chilena, Piloto Segundo de la marina mercante de Chile, Luis Pardo Villalón, rescató a los 22 hombres de la expedición de Ernest Shackleton que se encontraban atrapados entre los hielos de la isla Elefantes, su llegada a Punta Arenas el lunes 04 de septiembre a las 10:30 horas constituyó un acontecimiento popular, pues en la ciudad se sabía de la odisea donde la nave, el 21 de noviembre de 1915, fue destrozada por los hielos antárticos.

Actualmente, las dotaciones están integradas por hombres y por mujeres. Son equipos que ven en el mar su vocación y que merecen nuestro reconocimiento. Personas que se capacitan a diario para responder a las cada vez más exigentes demandas que la actividad plantea como en la navegación de aguas interiores que nos caracteriza en la zona sur austral, desde Puerto Montt hacia la Región de Magallanes. Que necesitan permanentemente también, de leyes y normas que se ajusten a la realidad donde navegan a diario, que garanticen las condiciones para que puedan hacer su trabajo de manera segura, competitivamente y con efectividad.

Aprovechamos este 30 de agosto, a propósito de estos hechos históricos que evidencian cómo el mar forma parte de nuestra identidad país, para saludar a los miles de funcionarios y tripulantes a lo largo de Chile, que cumplen esta importante labor. Nuestros aplausos para cada uno de ellos.