Columna presidente ARMASUR en Diario El Llanquihue. 24 de mayo de 2021.

Copia de Afiche horizontal seminario Alianza Marítima el Mar en la Constitución participa ARMASUR 14052021 (3)

El Mar en la Constitución.

 

Héctor Henríquez Negrón

Presidente ARMASUR A.G.

Multigremial Región de Los Lagos.

 

Tenemos una “Constitución seca” comentaba muy acertadamente don Juan Andrés Varas, abogado, ex intendente de la Región de Los Ríos.

Efectivamente, revisando la actual Constitución, no tiene menciones la palabra “océano”. La palabra “mar” sólo está en referencia a la Armada y el vocablo “marítimo”, hace alusión exclusivamente a yacimientos en el subsuelo marítimo. Tampoco existe la palabra pesca, todo lo cual no hace más que corroborar que históricamente le hemos dado “la espalda” a nuestro mar.

Hay que ir al Código Civil para encontrar definiciones que relevan al mar en su justa dimensión.

El artículo 595 por ejemplo, define que “todas las aguas son bienes nacionales de uso público”.

El artículo 593 menciona los límites hasta donde el Estado ejerce jurisdicción determinando además los del mar interior, algo muy importante para nuestra zona sur austral, específicamente del paralelo 41° al sur, donde se realizan actividades de pesca artesanal, acuicultura, conectar a los habitantes que viven en los lugares más aislados con el resto del país; navegación marítima como elemento vital para la integración territorial, desarrollo del borde costero; servicios portuarios, de astilleros y otros relativos a este último.

Si bien es cierto que la Constitución debe ser redactada de la forma más general y abstracta posible y que sean las leyes y reglamentos sectoriales los que acoten las diversas materias, específicas de cada actividad, dentro del acápite de los derechos, existe uno que a nuestro juicio debe quedar plasmado en el nuevo texto constitucional: el derecho de las personas que habitan en los lugares más aislados, donde el mar es el único medio de conexión, para permanecer conectados con el resto del territorio nacional.

También, nos parece relevante traer poder a las regiones y que sean en éstas, con la participación de los actores del borde costero en general, donde se definan cuestiones relativas a zonificación, la administración de los recursos pesqueros, las concesiones, cuotas de pesca y otras que tienen relación con el mar.

Por la importancia que tiene el mar, es fundamental redefinir cómo se organiza la administración del Estado, con tal que sea una sola entidad la que regule en general las actividades que se desarrollan en éste.