Columna presidente ARMASUR en El Llanquihue. 29 de marzo de 2021.

HéctorHenríquez2021

Sociedad participativa y Estado colaborativo.

Héctor Henríquez Negrón

Presidente

ARMASUR A.G.

Multigremial de Los Lagos

 

En las empresas, gremios locales, regionales, nacionales y en la Sofofa, existe unanimidad respecto de enfrentar el desafío de participar activa y colaborativamente en tres procesos fundamentales: el proceso constitucional, el proceso de recuperación económica y el desarrollo de la empresa con una mirada no sólo hacia su interior sino con una fuerte presencia en aspectos públicos y de impacto en las comunidades. Poder construir un país más desarrollado, sustentable e inclusivo en cada rincón de nuestro territorio, es la parte central de este afán.

Lograr que las personas puedan concretar sus proyectos de vida de forma libre, como asimismo apoyar a quienes tienen las mayores dificultades para hacerlos realidad, son factores claves de éxito como sociedad.

La futura Constitución debe ser un instrumento de apoyo para aquello. Un Estado colaborativo y una sociedad participativa son las bases donde se deben sostener ciertos principios o valores que, a nuestro juicio, se deben refrendar en esa carta magna: 1.- Libertad de emprendimiento y de asociación, derecho de propiedad. 2.- Estado garante de una base común de bienes sociales y físcalmente responsable. 3.- Provisión mixta de bienes sociales y libertad de elección. 4.- Estado moderno, abierto y descentralizado donde regionalmente se tengan las capacidades para definir y ejecutar los proyectos regionales al servicio de los ciudadanos. 5.- A partir del estricto cumplimiento de la Ley, en todos sus aspectos, buenas prácticas en libre competencia, transparencia y protección al usuario y/o consumidor. 6.- Política al servicio de las personas.

La Constitución es una parte de las piezas del engranaje para construir una sociedad mejor. Junto a ello, no parece existir otra manera de lograr el progreso de las personas, sino a través del empleo, el emprendimiento y la asociatividad. Por ello que, para alcanzarlos, es clave lograr el dinamismo económico requerido.

En todo esto, el rol de la empresa es parte fundamental. La sostenibilidad futura estará dada por lograr mayores niveles de participación e integración de trabajadores, ejecutivos y accionistas en el devenir de la compañía. Jugar un rol público, en especial con su entorno comunitario cercano, es otro de los aspectos centrales de la empresa del futuro.

Se trata de un punto de encuentro, donde todos tenemos el deber ineludible, de aportar desde lo que se hace, para construir lo que será nuestra comuna, nuestra provincia, nuestro país. Un Estado colaborativo y una sociedad participativa.