Más que Responsabilidad Social Empresarial. Columna ARMASUR en El Llanquihue.

Soldador Astillero

Más que Responsabilidad Social Empresarial.

 

Manuel Bagnara Vivanco

Gerente General

ARMASUR A.G.

 

Hace algunas semanas, la Seremi de Justicia nos invitó a participar en la Mesa Regional de Proyecto  +R. que aborda la realidad de la inserción social laboral de personas privadas de libertad.

Destaco esta iniciativa, porque trata un tema difícil pero no por ello menos necesario. Hay personas que por distintas razones, fueron sancionadas por la Ley. Que se hacen cargo de la responsabilidad que tienen de estar en esta condición, y que han aprovechado la oportunidad de este plan +R para aprender un oficio y volver a trabajar.

En nuestro caso, los astilleros han sido los primeros asociados de ARMASUR a los que hemos planteado que existe Proyecto +R y la recepción ha sido buena. Entienden como nosotros, que detrás de cada uno de estos trabajos, hay una empresa que cree que es posible ayudar en esta reinserción. Es un ejemplo de fe en que las personas pueden cambiar y que no basta con ser espectador de este proceso, sino actor para generar las condiciones que aporten a que esto se haga realidad.

Me detengo un momento para plantear la siguiente reflexión. La pandemia nos golpeó a todos y aún lo hace. Para muchos, el dolor del Covid tiene rostro. Pero siempre hay quien está peor que uno. Por eso bueno detenerse un momento y de donde se está, salir de la zona de confort para ayudar a quien lo necesita.

En el escenario de esta nueva normalidad, quiero hacerte una invitación. Mira hacia el lado, observa. Si tienes una empresa, atrévete y da el paso para apoyar a esa agrupación, a la comunidad, a las familias de tus trabajadores, a tu vecino, a ese ex compañero de colegio, de universidad. No necesariamente con dinero. Articula, conéctalos con quien lo necesita. Gestiona eso que para ti es fácil pero para el otro no.

En lo personal, haz esa llamada que todas las noches te juras que harás al día siguiente. No la postergues. Porque tu voz puede hacer que el día se ilumine para quien la espera. A veces sólo para escuchar; un tesoro invaluable en momentos difíciles. Especialmente a los adultos mayores que ya pasaron por la etapa de la vorágine donde tal vez tú estás. Que aunque no te lo digan necesitan de tu cariño, de sentir que estás con ellos y que son importantes para ti.

Es más que responsabilidad social empresarial. Es la manera correcta de hacer las cosas. Es volver a lo esencial.